La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LAS CAUSAS DEL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD (TDAH)

Este trastorno no tiene una única causa. No existe evidencia clara de que sólo haya un mecanismo patogénico que explique todas las manifestaciones clínicas de este trastorno, más bien parece que el TDAH se origina en respuesta a múltiples causas. A modo de resumen:

• Aspectos genéticos: que el padre o la madre tengan TDAH. Los primeros datos obtenidos en las investigaciones en genética molecular se dirigen hacia los genes relacionados con la transmisión de neurotransmisores, principalmente con la transmisión dopaminérgica tanto en su gen transportador como en su gen receptor. Asimismo, también parece estar implicado el mecanismo de acción de la noradrenalina.

Todos estos datos parecen indicar que estos niños poseen un déficit en la cantidad de algunos de los neurotransmisores implicados con la inhibición, la demora, e! aprendizaje, el autocontrol.

• Estudios neuroradiológicos (SPECT, PET): ponen de manifiesto una actividad reducida en aquellas zonas donde hay terminaciones dopaminérgicas (vías frontoestriales). Estudios volumétricos cerebrales también revelan un volumen menor de lo normal en los lóbulos frontales, ganglios básales y ciertas zonas del cuerpo calloso. Parece que los circuitos y zonas cerebrales que controlan la atención son más pequeños y tienen menos actividad.

El área del cerebro relacionada con la inhibición y la demora en respuesta a situaciones, responsable además de mantener e inhibir nuestra atención durante largos periodos de tiempo, presenta una actividad menor. Cuanto menos activos sean estos centros inhibitorios de nuestro cerebro, más inadecuada será la conducta del niño (más impulsivo, más inatento, mas inquieto). Esta área esta localizada en la corteza cerebral de la zona frontal, más concretamente en la llamada prefrontal.

• Factores de riesgo en el embarazo: también pueden causar este trastorno. Consumo de alcohol y tabaco, bajo peso al nacer, exposición a determinadas sustancias tóxicas como el plomo... todo ello puede provocar un daño en el tejido cerebral.

• Factores psicosociales: un ambiente familiar negativo, unas pautas educativas inadecuadas o unos acontecimientos vitales estresantes para los niños pueden originar comportamientos y manifestaciones muy similares a un TDAH. Son niños que se comportan como si lo sufrieran, pero el origen, la evolución y desarrollo del problema, la intervención terapéutica y el pronóstico son distintos.

 

 

Menú de este tema

Home