La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

BASES NEUROBIOLÓGICAS DEL TDAH. TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

Hay numerosos estudios científicos que demuestran la utilidad de la medicación en el tratamiento del TDAH. Los temores que surgen sobre los riesgos de la medicación contrastan con la larga experiencia que se tiene sobre su eficacia y segundad. Por otra parte, es importante subrayar que la medicación tiene sólo un papel coadyuvante de la intervención psicopedagógica, que es el eje central de tratamiento del TDAH.

El efecto principal de la medicación es reducir rápidamente los síntomas nucleares del TDAH: exceso de actividad motora, impulsividad y distraibilidad. Sin embargo, esto está limitado al tiempo de acción de la medicación, de tal modo que reaparecen los sintonías si no se han adquirido estrategias correctoras o compensadoras.

Las consecuencias de la rápida disminución de los síntomas nucleares son facilitar la intervención psicopedagógica, evitar algunos de los conflictos derivados de los síntomas, mejorar los rendimientos, incrementar la motivación porque el niño ve resultados y modificar la percepción que los demás tienen de él. Obviamente, la medicación no tiene acción directa sobre los déficits en habilidades, estrategias y recursos de manejo de la información e interacción con los demás.

Paradójicamente, los medicamentos que han demostrado más eficacia son los estimulantes.

En la actualidad, el fármaco de elección es el metilfenidato por su eficacia en la reducción de los síntomas y sus escasos efectos secundarios. La mayoría de los niños toleran bien esta medicación. En algunos casos puede producir transitoriamente dolor de cabeza, pérdida de apetito o dificultades para iniciar el sueño. Sólo de forma muy excepcional se hace necesario retirar el metilfenidato por mala tolerancia. Actualmente, está comercializada una presentación de liberación prolongada que permite una única torna diaria y da mayor estabilidad a su acción.

La atomoxetina es un nuevo fármaco que ha demostrado buena tolerancia y eficacia, y que está empezando a ser utilizado.

Existen otras alternativas farmacológicas, pero todas son de segunda elección, recurriendo a ellas cuando no se logran los resultados esperados o no ceden los efectos secundarios.

En cualquier caso, el tratamiento farmacológico debe ser prescrito por un médico especialista que deberá efectuar controles periódicos ajustando la medicación según la respuesta obtenida.

 

 

Menú de este tema

Home