La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

CÓMO PUEDEN LOS PADRES Y PROFESORES AYUDAR A SU HIJO O ALUMNO CON TDAH

 

Si tenemos claro que lo que le pasa a un niño con TDAH es que tiene un:

Problema de inhibición.

Que no tiene un tiempo de espera entre el estímulo y su relación

Que lo que tiene que aprender es a:

• Parar

• Detenerse

• Stop

 

Fijarse > Analizar > Seleccionar > Atender > Pensar>  Analizar > Recordar el pasado> Pensar un plan> Imaginar el futuro> Anticipar las consecuencias

TOMAR UNA DECISIÓN DE QUÉ HACER Y CÓMO HACERLO

 

Existen diferentes técnicas y estrategias para conseguir ayudarles en todo ello, distintas para cada momento: antes de la conducta, durante la conducta y después de realizada la misma.

Antes de la conducta

• Aumentar la estructura y el orden en casa.

- Un sitio para cada cosa.

- Cada cosa a su hora.

• Sólo una cosa a la vez.

 

• Establecer horarios, rutinas.

- Ayudarse con carteles, post-its, dibujos.

 

• Externalizar lo importante.

- Convertir toda la información relevante en algo tangible.

- Convertir en algo tangible el tiempo: relojes, cronómetros.

 

• Definir reglas claras y sus consecuencias.

• Facilitar la ejecución de las tareas dividiéndolas en pasos más pequeños.

- A los niños con TDAH les cuesta mucho terminar cualquier tarea, desde las más sencillas, divertidas y cotidianas, hasta las más difíciles que requieren esfuerzo mental; una forma de ayudarles es simplificándoles las tareas, descomponiéndolas en pasos más pequeños, pidiéndoles que realicen tareas simples, por ejemplo: sólo ponerse el abrigo, sólo poner los cubiertos, o poca cantidad, sólo hacer tres divisiones, para luego, conforme vayan acabándolas bien, ir aumentándoselas.

 

• Controlar ruidos o estímulos distractores.

- Una tarea importante de los adultos es estudiar qué estímulos ambientales parecen que facilitan o perjudican para que el niño con TDAH funcione bien: comer o no con la televisión, sentarse al lado de un hermano o de otro, comer o no todos juntos, ducharse por la noche o por la mañana, dormir solo o con el hermano, tener los juguetes cerca cuando está trabajando, trabajar después de haberse cansado físicamente; y tenerlos en cuenta.

 

• Guía externa de la conducta (autoinstrticciones).

- Una cosa es que no quieran hacer algo, desobediencia, otra es que no sepan, y otra es que sepan hacerlo pero se les olvide, se distraigan, dejen de saber qué es lo que tienen que hacer. El TDAH se caracteriza por las dos últimas situaciones, por eso los adultos deben convertirse en buenos instructores. Diciéndoles en voz alta qué es lo que tiene que hacer, una cosa detrás de otra y cómo tienen que hacerlo, convertirse en su propia voz y pensamiento que les va indicando: «Primero esto, después viene esto otro... lo hago despacio... muy bien...», si además a los niños se les pide que ellos mismos repitan en voz alta la orden y cómo hacerlo para que les salga bien, todo ello facilitará la interiorización de la norma, de las rutinas y la correcta ejecución de la conducta.


Durante la conducta

• Motivar, valorar, reforzar los pequeños avances e intentos.

 • Indicarles cuándo lo están haciendo bien y valorárselo.

• Indicarles cuándo se están equivocando, pero diciéndoles cómo lo pueden hacer mejor, ayudándoles a buscar una forma de corregirse.

 

Después de la conducta

• Manejo de las consecuencias.

- Si los niños aprenden que sus conductas traen siempre las mismas consecuencias, aumentará la disciplina y se favorecerá el aprendizaje. Los adultos pueden aumentar las conductas positivas del niño si las refuerzan, valoran, premian, alaban, gratifican, muestran su satisfacción, y disminuir las negativas si utilizan la extinción, los castigos, el tiempo fuera de una manera eficaz.

 

• Tiempo de reflexión. Proceso error corrección.

- Después de los errores o fallos, siempre que se mantenga la calma y el niño esté en condiciones de escuchar, es importante analizar por qué ha ocurrido lo que ha ocurrido, pero sobre todo indicarles cómo se podría haber evitado. Sin etiquetas negativas, ni recriminaciones. Haciendo hincapié en cómo hacerlo para que nos salga bien en el futuro.


Si además de todo esto...

• Cuidamos la relación afectiva con él.

• Tenemos un tiempo especial para estar con él.

• Jugamos y nos divertimos con él.

• Practicamos el perdón y la comprensión.

• Buscamos aquello que lo hace único y especial y se lo valoramos.

 

El niño con TDAH podrá desarrollarse personal, social, escolar y afectivamente de manera adecuada.

Las pautas para el colegio son básicamente las mismas, pero aplicadas al ambiente escolar y a las tareas escolares. Últimamente se está trabajando mucho con los profesores al ser ellos una pieza clave en el tratamiento del TDHA. Los niños pasan mucho tiempo en el colegio en una situación donde deben estar atentos, realizando tareas cognitivas que requieren esfuerzo mental, con muchos distractores visuales y auditivos, con los compañeros y los conflictos entre ellos. Formar a los profesores en estas técnicas parece ser necesario.

Por todo ello hay que ser optimistas, cada vez sabemos más sobre el origen del trastorno y existen tratamientos eficaces para el mismo. Si los padres y los profesores se mantienen informados, si las asociaciones facilitan las ayudas y la búsqueda de recursos y los expertos continúan con sus estudios e investigaciones, entre todos lo conseguiréis. Será, sin duda, una tarea gratificadora en la que todos prenderemos de todos.

 

 

Menú de este tema

Home