La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

CÓMO CONQUISTAR AL ALUMNO HIPERACTIVO ADOLESCENTE

Si queremos que el alumno evolucione, el grupo progrese y el profesor sobreviva sin estrés, éste debe tener un planteamiento de educación positiva:

• Un niño hiperactivo, en la etapa preadolescente o adolescente, debe comenzar a saber qué le pasa, qué es hiperactividad y conocer sus cualidades positivas, que refuercen su autoestima, y las negativas (dificultades de atención, hiperactividad tísica y cognitiva). El psicólogo, los padres y profesores deben trasmitirle confianza en sus posibilidades de evolución y mentalizarle sobre la superación personal. Debemos hacerle consciente de que toda meta supone un esfuerzo, y que, con esfuerzo, puede superarse a sí mismo y tener una evolución positiva. Un hiperactivo al que le hemos transmitido ganas de progresar estará con el profesor, no en contra.

• Debe saber qué conductas debe mejorar (escuchar las explicaciones de clase, terminar las tareas, procurar moverse lo menos posible, no molestar a los compañeros, contribuir a que la clase se desarrolle correctamente). Si no es consciente de lo que hace mal, y normalmente no lo es, no sabe qué comportamientos debe modificar. Los hiperactivos, si no son conscientes de sus errores, tienden a «echar balones fuera» y creer que siempre son otros los culpables.

• Debe saber que la farmacología le puede ayudar para mejorar su concentración y controlar su impulsividad. Si se le ha recetado medicación, es importante que quiera tomarla y la considere como una ayuda. Algunos adolescentes se niegan a tomar medicación o la tiran (no quieren que otros se enteren, o consideran que a ellos no les pasa nada, o que pueden conseguir lo que se proponen).

• Debe tener claro que el profesor le quiere ayudar y que las indicaciones o correcciones que le haga deben ser aceptadas desde una previa interacción de entendimiento. Es importante que el profesor le haga entender que una corrección no es ir en su contra, sino indicarle el momento en el que ha cometido el fallo. El momento para comunicarse con un hiperactivo no es cuando tiene una conducta negativa, pues está cerrado a entender, éste es el momento de actuar con coherencia y firmeza, y aplicar las consecuencias que la situación requiera. El momento mejor para hablar es en una situación positiva, cuando se le ha reforzado por algo que ha realizado bien, ahí está abierto emotivamente para recibir las indicaciones que se le hagan.

• Precisa atención cuando está realizando conductas positivas. Recordemos que sus dificultades no son de comprensión, sino de rendimiento por falta de atención y por frustración («total, me va a salir mal»). Estos niños precisan que nos acerquemos a su sitio cuando están trabajando a fin de darles atención y ofrecerles alguna pequeña indicación («recuerda que...») que les encamine al éxito en la tarea. Debemos hacerle sentir que es capaz de hacerlo bien. Le debemos dejar claro con nuestra actuación que siempre va a recibir más atención cuando cumple las reglas, que cuando no las cumple.

• Recuerda que si el alumno hiperactivo no encuentra la especial atención que necesita del profesor por sus conductas positivas, no le importará mucho molestar, llamar la atención de forma negativa, para ser regañado y no pasar desapercibido.

 

Estrategias de actuación. Metodología activa

¿Necesitan adaptación curricular? Inicialmente no necesitan ningún tipo de adaptación curricular que afecte a los contenidos, recordemos que son niños listos y rápidos, pero a medida que van pasando los cursos, el estilo de aprendizaje que les caracteriza puede haber hecho que aprendieran menos que otros compañeros, y que su eficacia instrumental (desarrollo de la lectoescritura) esté por debajo de las necesidades del curso. Puede ser frecuente que en los cursos de 3º de Educación Secundaria Obligatoria (15 años)se acumule un desfase que les lleve a suspender con frecuencia y, a veces, a repetir curso. Necesitan una adaptación de estrategias educativas.

• Las tareas deben ser cortas, con una supervisión cada poco tiempo, con ánimo motivador, para evitarles el fracaso y la frustración; adecuadas a su ritmo de aprendizaje y ajustadas a sus posibilidades. Graduaremos el nivel de exigencia en función de sus posibilidades de éxito.

• Precisan una enseñanza que les mantenga en activo, bien mediante el trabajo escolar, bien mediante encargos que les faciliten las rupturas que necesitan para canalizar su hiperactividad, si no se pondrán ellos en activo de forma no canalizada.

• Les van bien los registros de objetivos que, con el tiempo, se conviertan en autorregistros, para ello debemos esperar que tengan cierto nivel de entrenamiento en la autocorrección.

 

El profesor del alumno hiperactivo debe conocer sus características y tenerlas en cuenta en la relación educativa, debe actuar con firmeza y seguridad, con exigencia y flexibilidad, pero nunca con debilidad; su condición de hiperactivo no debe hacernos creer que hay que relajar la exigencia del cumplimiento de la norma. Emplearemos sistemas de puntos, fichas y otros privilegios para controlar el comportamiento inadecuado. Evitaremos las continuas regañinas, amenazas, castigos... sobre todo si la experiencia nos demuestra que no sirven para nada. Las reglas que aparentemente tanto le disgustan, le sirven de referenciales y le dan seguridad en su comportamiento

 

Normas de convivencia formativas que sean los referenciales que marquen los límites

En todo centro educativo debe existir una formación en la convivencia escolar y una normativa de funcionamiento. Las normas son las reglas reguladoras del comportamiento de los alumnos. Asimismo debe existir un reglamento regulador del incumplimiento de las reglas.

El hiperactivo necesita, por esa dificultad que tiene para captar las reglas, conocerlas muy claramente, entenderlas y saber sus razones (un hiperactivo no cumplirá lo que no entiende). Así, cuando no las cumpla, tendrá claras las consecuencias. Un ambiente estructurado le ofrecerá los referenciales para su desarrollo personal.

Las normas deben ser:

• Reflejo del proyecto educativo del centro y tendrán como objetivo transmitir unas actitudes y valores educativos que favorezcan su desarrollo personal, social y el del trabajo escolar.

• Adecuadas a cada situación de aprendizaje. Comportamientos que se requieren en las distintas facetas de relación (aula, comedor, recreos, en los cambios de clase...).

• Consensuadas y aplicadas por todos los profesores, así el alumno aprenderá un estilo de comportamiento.

• formuladas de forma positiva, clara y precisa.

• Aplicadas por todos los profesores, pero transmitidas por el tutor.

 

Recursos de individualización y programas de apoyo

El alumno, en función de su evolución personal, de sus características y los déficits que manifieste, precisará un tratamiento de apoyo, escolar o extraescolar, que debe compaginar distintos aspectos:

• Tratamiento cognitivo-conductual, que le ayude a percibir y procesar mejor la realidad, adquiriendo unas pautas ajustadas de comportamiento.

• Entrenamiento en autocontrol, que le ayude a inhibir su impulsividad, tanto física, como cognitiva, e introducir la reflexión previa a la actuación. Pueden ayudar actividades encaminadas a la relajación, al control de la respiración...

• Entrenamiento cognitivo, que reconstruya su estilo peculiar de aprendizaje.

• Entrenamiento en habilidades sociales para que consiga manejar la asertividad, tenga estrategias para solucionar los problemas y progrese en el manejo de la competencia social, desarrolle un espíritu crítico sano y acepte la autoridad.

• Entrenamiento emocional para que mejore su autoconcepto y desarrolle una autoestima positiva, identifique sus mecanismos de defensa y aumente su tolerancia a la frustración, y consiga ponerse en marcha para conseguir metas. Apoyo escolar para reforzar los aprendizajes básicos y tratamiento de las dificultades de aprendizaje: coordinación, percepción espacial... Organización del tiempo, orden en su material, control de las responsabilidades.

• El alumno hiperactivo es, sin duda, el gran reto del profesor. Va a requerir que ponga en marcha todas sus dotes de creatividad y sus cualidades de educador; pero si es capaz de llegar a él, habrá encontrado a una persona noble e incondicional.

 

 

Menú de este tema

Home