La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

EL NIÑO HIPERACTIVO EN LA ESCUELA

La hiperactividad (TDA o TDAH, trastorno por déficit de atención con hiperactividad) es un trastorno de origen neurológico y de transmisión probablemente genética que afecta al niño desde su nacimiento, manifestándose de forma evidente ya desde los primeros años de vida, y que se prolonga hasta la edad adulta. Afecta a la atención (a la selección focal y sostenida); al control de la actividad, manifestando un exceso de movimientos incontrolados (hiperactividad) y a la capacidad de inhibir o frenar sus pensamientos o comportamientos (impulsividad). Estos tres factores no se dan en todos por igual pero estarán presentes, variando la intensidad, en todos los actos de la vida del hiperactivo, incidiendo en su capacidad de aprender (un estilo cognitivo característico) y en sus conductas. Se manifestará, por tonto, en los dos ámbitos en los que fundamentalmente se va a desarrollar el niño hiperactivo: la familia y la escuela.

Los padres y profesores deberán ser sensibles a percibir las anomalías evolutivas que el niño manifiesta, para hacer una detección precoz que garantice una buena evolución. Los padres que tengan sospechas deben acudir al neurólogo y al psicólogo para que, lo antes posible, se verifique el diagnóstico.

El control de la hiperactividad supondrá una intervención interdisciplinar. Requiere un tratamiento farmacológico seguido por un neurólogo; un tratamiento psicológico que le ayude a desarrollar su atención, a mejorar su autocontrol, a resolver problemas en su relación...; unos profesores y padres que trabajen al unísono, ofreciendo al niño hiperactivo una situación estimular que construya en positivo el desarrollo de su aprendizaje conductual y cognitivo.

La actuación en la escuela, como la de los padres, será importante en la evolución del hiperactivo. Aquella supondrá un problema para él, ya que sus características no son las idóneas para cumplir con lo que se requiere para un buen rendimiento y comportamiento en el aula. Precisará de todo el apoyo del profesor para atravesar la cadena de obstáculos del día a día.

 

 

Menú de este tema

Home