La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

MÉTODOS DISCIPLINARIOS UTILIZADOS POR LOS PADRES

Estos modelos infieren sobre lo que los chicos entienden por cooperación, responsabilidad y un comportamiento aceptable o no.

 

Modelo errático

Tipo.

Indiferencia ante las actitudes y conductas del hijo. Permisividad y pasividad. Libertad sin límites. Descontentos con el hijo como persona. No se ofrece un modelo eficaz al que imitar. Ambivalencia. Variabilidad.

 

Qué creen los padres.

Los padres hemos de hacer felices a nuestros hijos y servirles. No son efectivas las consecuencias que les resultan molestas. Los niños cooperan si creen que es correcto.

 

Qué genera en los hijos.

Conductas poco adaptadas socialmente. Dificultad para incluirse en grupos no permisivos. Sentimiento de falta de cariño. Inseguridad y ansiedad. Baja autoestima y autocontrol. Desprecio a los educadores. Falta de normas («no son para mí, hago lo que deseo»). Dependencia, falta de respeto, egocentrismo. Los niños entienden que los padres han de servirlos. Provoca actitudes que ponen a prueba los límites, desafían reglas y autoridad. Agotan a los padres.

 

Responsabilidad. Los problemas los resuelven los padres. Se solucionan mediante la persuasión. Los niños siempre ganan. Los hijos entienden que los padres deben solucionar sus problemas.

 

Poder y control. En manos de los hijos.

 

Si los padres ponen límites firmes a sus hijos, éstos crecen mejor adaptados y con mayor autoestima que aquellos a los que se les permite salirse con la suya y comportarse corno lo deseen, sobre todo agresivamente.

 

Modelo autoritario

Tipo.

Sometimiento temeroso a las exigencias de los padres. Trato estricto, imperioso, severo. Se utiliza la coacción, la fuerza, el chantaje emocional... ridiculizar, corregir en exceso y reprochar. «Aprenden si duele». Se presta apoyo instrumental, pero desvirtuado por su crispación. El hijo no es libre para expresarse y actuar. Límites sin libertad. No se refuerzan sus éxitos, sino que se castigan los fracasos. Se ponen «etiquetas negativas» a la personalidad del niño.

 

Qué creen los padres.

Los niños no han de pensar, tienen que obedecer. Los mayores hemos de tutelarlos y decidir por ellos.

 

Qué genera en los hijos.

Percepción de los padres como hostiles. Resentimiento. Fracaso en las variables de competencia social. Falta de espontaneidad y de orientación propia. Atribución de su conducta a fuentes externas de control. Dificultad para interiorizar valores morales y éticos. Escasa motivación de logro. Bajo rendimiento escolar. Pobre ajuste socioemocional. Agresividad y rebelión. Ira, testarudez. Venganza, rebelión. Introversión, sumisión temerosa.

 

Responsabilidad.

Los problemas se solucionan a la fuerza. Los padres siempre ganan. Ellos son los que deciden y resuelven. Los hijos piensan que sus padres deben solucionar todos sus problemas. Sus métodos para solucionarlos son dañinos. Poder y control. En manos de los padres.

 

Modelo de monopolio. Sobreprotección

Tipo.

Exclusividad. Ansiedad paterna. Falta de confianza.

 

Qué creen los padres.

Los niños están desprotegidos, requieren continua atención y supervisión. Siempre serán nuestros niños.

 

Qué genera en los hijos.

Dependencia. Falta de iniciativa. Egoísmo. Intolerancia. Tiranía. Desadaptación social. Son niños inseguros, sin autonomía, con temores, con miedos inespecíficos y, desde luego, asustados ante lo desconocido. Tienen una baja autoestima, toleran mal la frustración, se mueven por impulsos y buscan satisfacciones inmediatas; no se responsabilizan de las consecuencias de sus actos.

 

Poder y control.

El poder se trasvasa al niño, que se convierte en el gran hacedor. Un déspota que con más edad, y si las cosas no le van bien, podrá caer en una depresión.

 

Modelo inductivo de apoyo. Democrático

Tipo. Autoridad basada en el diálogo. Amor. Sensibilidad. Comprensión. Busca la obediencia voluntaria, el control interno. Crea un clima de libertad dentro de unos límites. La familia es fuente de bienestar.

 

Qué creen los padres.

Los padres piensan que los niños pueden resolver problemas por sí mismos. Hay que dejarles elegir y tomar decisiones para que aprendan las consecuencias. Los hijos cooperan si se les induce a ello.

 

Qué genera en los hijos.

Individuos adaptados. Confianza en sí mismos. Comportamiento productivo. Independencia. Afirmación. Responsabilidad personal. Conductas socialmente valoradas. Cooperación.

 

Responsabilidad.

Los problemas se solucionan de manera cooperativa, padres e hijos participan en la resolución. Todos ganan. Todos se respetan.

 

Poder y control.

Se va delegando en los hijos en la medida en que éstos van aprendiendo a manejar las situaciones.

 

Cuando educamos no cabe la permisividad ni la indiferencia, ni el mirar hacia otro lado para no discutir, para no complicarnos la vida. Los hijos necesitan que los padres actúen como figuras de autoridad, que les dirijan inculcándoles valores y normas de convivencia.
Autoridad es una postura ante los hijos de ser y estar, de mostrar coherencia, de ser paciente y firme siempre, de no dejar de educar en ningún momento y estar disponible para ayudarles cuando lo necesiten.

 

 

Menú de este tema

Home