La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

ALGUNAS TEORÍAS SOBRE LA ENURESIS

Aunque la enuresis es un problema evolutivo de la infancia y, por tanto, se resuelve con el tiempo, se han formulado algunas teorías que tratan de explicar por qué, en algunos casos, se retrasa el control de esfínteres y la micción voluntaria.

Una de ellas es que el sueño especialmente profundo en los casos de niños que mojan la cama impide que las contracciones de los músculos de la vejiga les despierten antes de iniciar la micción. Sin embargo, los estudios electroencefalográficos, los escáneres y termografías cerebrales no han podido constatar diferencias que pudieran justificar la enuresis de algunos casos. También asociado al sueño se ha señalado la posibilidad de que los espasmos nocturnos de la vejiga fueran demasiado débiles para provocar el despertar, al mismo tiempo que se ha propuesto que la presión de los esfínteres para mantenerlos cerrados fuera deficiente. Lo cierto es que en la mayoría de los casos de enuresis no se han podido confirmar deficiencias en el tono o la tensión muscular por parte de niños que ejercían control, y, de todos modos, algunos autores han propuesto tratamientos farmacológicos de dudosa eficacia.

Se ha sugerido también que los niños con enuresis presentan una vejiga más pequeña de lo normal y, por tanto, no pueden aguantar toda la noche sin evacuar la orina. Sin embargo, la mayoría de ellos tiene una capacidad media de la vejiga (CMV) similar a la de los no enuréticos. (CMV = 150 ml) aunque hay algunos en los que la capacidad de la vejiga está claramente reducida y asociada a retenciones de día inferiores a dos horas.

La teoría comúnmente mantenida respecto a la enuresis es que ésta es debida a que se trata de una habilidad compleja que comporta muchos pasos y que requiere un correcto entrenamiento, lo que no quiere decir que haya que ocuparse activamente de que el niño aprenda sino que hay que facilitar que se den las condiciones para el aprendizaje que ya hemos reseñado. Esta teoría señala:

A) que los niños tienen que aprender a discriminar la sensación de llenado de la vejiga y que cualquier acción que lo impida dificultará el aprendizaje, como por ejemplo poner a los niños en el orinal cada poco tiempo para que no se lo hagan encima,

B) que los niños tienen que conocer las consecuencia del comportamiento adecuado (cama seca) y no adecuado (cama mojada) y que el entrenamiento laxo, debido a diferencias de actuación entre los padres, mimos excesivos o la flexibilidad de progenitores que hayan sufrido enuresis, no facilita el aprendizaje,

C) que el entrenamiento prematuro de los niños, cuando su nivel madurativo es insuficiente para este aprendizaje, puede inducir fobia al inodoro y rechazo de todo lo relacionado con este aprendizaje,

D) que los niños que tienen alta deprivación de la atención de los padres tratan de llamar la atención de muchas maneras, mostrando dificultades y problemas de diversa índole y también del control de la micción.

 

Cada una de estas teorías no dan cuenta de todos los casos, pero constituyen una guía para el experto que analiza el caso. Téngase en cuenta que se considera que el tratamiento intensivo (con ayuda de los padres a partir de los 5 años o exclusivamente dirigido al niño a partir de los 7 años) logra un completo control en unos pocos meses.

 

 

Menú de este tema

Home