La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

APARATO HIGIÉNICO-TERAPÉUTICO PARA LA ENURESIS

El aparato de Mowrer o Pipistop está basado en diferentes experimentos llevados a cabo por Mowrer y Mowrer (1938). El modelo que se utiliza actualmente es básicamente igual pero, obviamente, modernizado por los aportes de la electrónica moderna.

Se trata de una cajita de plástico de reducidas dimensiones que va cogida en el pecho con un imperdible. Está dotada de un zumbador, un interruptor y un sensor de humedad colocado en la parte extrema de un hilo eléctrico de un metro de largo. El sensor de humedad mide 13x31 mm y se introduce en un salva-slip pegado al calzoncillo o a las bragas lo más próximo posible al pene o vulva. De esta manera, inmediatamente que el usuario empieza o orinar, se humedece el sensor y suena el zumbador sin existir apenas demora entre el comienzo de la micción y la puesta en marcha del zumbador. Esto hace que el niño se despierte inmediatamente. Dos o tres gotitas de orina son suficientes para conseguir activar el zumbador y que el usuario interrumpa la micción y se despierte. La consecución de unos cuantos ensayos adecuados son suficientes para que el niño deje de orinarse.

El aparato despertador por sí mismo no funciona, del mismo modo que repartir entre los analfabetos buenas novelas no facilita los conocimientos básicos de lectura y escritura, sin embargo, resulta fundamental para que el niño aprenda a despertarse justo antes de iniciar la micción. El aparato despertador, usado en las condiciones adecuadas al caso, permite anticiparse al momento de la micción, y que el niño se despierte para ir al baño, mediante un proceso de aprendizaje llamado condicionamiento clásico.

El entrenamiento aplicado a niños de 5-12 años depende de la autonomía de éstos, de su capacidad para entender las instrucciones del clínico y de su grado de motivación (como en todo tipo de aprendizaje). Los padres juegan uno u otro papel dependiendo de estas variables. Si el niño no está motivado, es decir, no muestra interés activo, con la ayuda de los padres hay que lograr motivación adicional (premios o ventajas por hacer el trabajo o lograr el control). El psicólogo, sabedor de estas cuestiones, no recomendará el entrenamiento sin motivación demostrada por no mojar la cama. En niñas de más de 7 años y en niños de más de 8, se recomienda que los padres no intervengan directamente, de manera que el tratamiento sea una cuestión entre el psicólogo y ellos. En casos de niños más pequeños, la labor de los padres es fundamental y requiere entrenamiento para decidir cómo actuar en cada fase del proceso, al igual que una comprensión del problema y del procedimiento de entrenamiento.

El plan de tratamiento más habitual en niños de 7-8 años suele constar, en primer lugar, de dos semanas de evaluación inicial diurna y nocturna junto a sesiones clínicas de explicación del entrenamiento y del procedimiento de uso del aparato. Se suelen dedicar de cuatro a ocho semanas de entrenamiento con el aparato despertador hasta que el niño anticipe y no moje la cama durante ocho días seguidos. Después se prepara un plan de generalización y desvanecimiento del uso del aparato de dos semanas de duración, volviendo atrás cada vez que haya un fallo de control. Cuando el niño no sólo no haya mojado la cama durante dos semanas seguidas sino que no se levante a orinar más de una vez por semana, se inicia el periodo de seguimiento de un mes, pasado el cual sin problemas, se suele dar por resuelto el caso.

Aunque desde el punto de vista epidemiológico la enuresis es un problema evolutivo importante y potencialmente incide en otros de rendimiento escolar y de autoestima del niño, el tratamiento que actualmente aplican los psicólogos en estos casos los resuelve con gran eficacia permitiendo un rápido aprendizaje.

 

 

Menú de este tema

Home