La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

PADRES MALVADOS

No suele haber muchas madres malvadas. El amor que sienten las madres por sus hijos es inigualable. Es, como dice la Epístola a los Corintios de San Pablo, lectura habitual en los matrimonios que se celebran por la Iglesia: un amor constante, un amor que comprende y perdona sin límites. ¿Qué ocurre cuando una madre —sorprendentemente— no ama a sus hijos?

Existen algunas madres que, en el proceso de separación, utilizan de forma bastarda a los hijos. Escasas, pero reales, las hay que con sus expresiones y conductas exigen una devolución al hijo: «Me debes la vida». Apreciamos maldad y/o patología al oír reiteradamente a una madre decir a su hijo «no me quites tiempo» o «no vales para nada». Hay madres castrantes, que continuamente los ridiculizan. Y las hay que, con su comportamiento, inducen a equívocos, dando pie a la fantasía del denominado Gran Edipo (relaciones incestuosas madre-hijo, de consecuencias funestas).

También encontramos a algunas madres reclusas que, al tener permiso para convivir con sus hijos hasta que éstos cumplen los 3 años, aprovechan la situación para esconder droga en los peluches.

Algunos padres no son mejores. Los hay perversos, que utilizan al hijo en los procesos de separación para arremeter contra la madre y le indisponen contra ella. Los hay que abusan sexualmente de sus hijos pequeños.

 

 

Menú de este tema

Home