La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LA PÉRDIDA DEL HIJO

Perder un hijo resulta devastador. Los padres, en gran medida, mueren con él.

Alguien dijo que la muerte de un anciano es como el final de una travesía, la de un niño es como un naufragio. Se trata de un terrible impacto dura muchos años, a veces toda la vida.

Cuando el hijo muere víctima de un accidente, los padres pueden llegar a sufrir un intenso sentimiento de culpa, pues se asume que la seguridad de los hijos es competencia de ellos.

Si la muerte es por propia elección, la sensación de abandono es extrema y, además, golpean las dudas, la autocrítica, la búsqueda de explicaciones.

También suele ser devastadora la muerte súbita infantil, pues se produce sin previo aviso, al tiempo que la inexistencia de una causa parece señalar a una negligencia, lo que se complica con la necesaria investigación médico-forense.

Es preciso conocer algunos aspectos del proceso de duelo para saber que debe vivirse, que resulta positivo ver el cuerpo y pasar un tiempo con el hijo muerto. Conocer este proceso permite entender a los padres que no se están volviendo locos. La dura realidad es que, tras una tragedia como la pérdida de un hijo, hay muchas parejas que rompen su relación.

A veces, el sentimiento de culpabilidad también invade a los hermanos, sobre todo si existían recelos o resentimiento hacía la ahora víctima.

En muchas ocasiones, los padres se quedan traumatizados y les es realmente difícil cuidar a los otros hijos; esa ausencia puede ser similar a la producida durante una larga enfermedad. Otras veces, aunque sea de forma inconsciente, se designa a los hijos supervivientes como sustitutos del fallecido y, en ocasiones, incluso se pone el mismo nombre a uno que nace ulteriormente.

Es un error creer que los padres en proceso de duelo no quieren hablar de su hijo; muy al contrario, necesitan hacerlo. Les viene muy bien hablar con otras parejas afectadas por un shock similar.

 

 

Menú de este tema

Home