La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

LA PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD, LA PROMOCIÓN DE LA SALUD Y ACCIONES DESDE LA PSICOLOGÍA DE LA SALUD

La prevención de la enfermedad y la promoción de la salud

Al margen de los modelos de salud adoptados, la -prevención y la promoción se han convertido en uno de los contextos aplicados más relevantes de la Psicología de la Salud. Evidentemente, en el ámbito de la prevención de la enfermedad se parte de premisas básicas que ponen de manifiesto estudios clínicos concretos, donde se establece una clara relación entre determinados agentes externos y la propensión al padecimiento de enfermedad, de tal modo que la exposición a tales agentes dependerá de algún u otro modo del comportamiento, actuaciones y hábitos —comportamientos repetidos de modo estable— más o menos complejos que predisponen al sujeto al contacto con el agente, ejecutando lo que se denomina un comportamiento de riesgo. En prevención, se trata, por tanto, de modificar la conducta (bien con la intervención directa sobre el sujeto y/o bien sobre su entorno) con el fin de favorecer la desaparición de los comportamientos de riesgo, eliminando hábitos y o previniendo su aparición. Las actuaciones en el ámbito de la prevención suelen ser específicas y dirigidas hacia contextos bien delimitados; de ello depende en gran medida su éxito (las acciones pre­ventivas difusas o inespecíficas suelen ser poco efectivas). Bajo este marco de actuación quedarían comprendidos los programas para la prevención del VIH/SIDA, programas y campañas antitabaco para la prevención del cáncer de pulmón —y otros tipos de cáncer—, campañas contra el consumo de drogas, el abuso de alcohol o el exceso de velocidad en la conducción, etcétera.

En lo que a la promoción de la salud se refiere, el fundamento es parecido, siendo el objetivo el cambio de conducta y la promoción de comportamientos sanos (estilos de vida saludables).

 

Acciones en el ámbito de intervención de la psicología de la salud

Las intervenciones psicológicas, en el marco de la Psicología de la Salud, vienen centrándose en los últimos años alrededor de los factores psicológicos que rodean la enfermedad física, el enfermo y su entorno próximo. El especial interés mostrado al principio por patologías como el cáncer o enfermedades cardiovasculares se ha extendido en los últimos años a los procesos crónicos (enfermedades crónicas), el dolor (sobre todo el crónico), el VIH/SIDA, la diabetes, el asma, la obesidad, la hipertensión arterial o la fibromialgia, entre otros.

Algunos aspectos relativos al proceso de enfermedad, como el mencionado dolor crónico (técnicas para el control cognitivo del dolor), la hospitalización (intervención para el manejo de la misma como circunstancia estresante), la adherencia al tratamiento (técnicas para el cambio de conducta en relación con la autoadministración de fármacos, seguimiento de dietas alimenticias, etc.) o la cirugía (preparación psicológica previa a la cirugía o en relación a las secuelas de la misma), se convierten en circunstancias específicas, donde el manejo del comportamiento y los aspectos psicológicos que lo rodean se transforman en especial objeto de atención y cuya intervención, bien diseñada y adecuadamente administrada, mejora la eficacia en la aplicación de tales procesos y/o minimiza las consecuencias psicológicas negativas, con el consiguiente aumento de la sensación de bienestar y calidad de vida.

De este modo se viene desarrollando un amplio arsenal de actuaciones con énfasis en poblaciones de edad y características concretas, en relación con determinadas patologías. En todo ello, una de las grandes preocupaciones de la Psicología de la Salud, como de la mayor parte de las disciplinas que se ocupan de este campo de actuación en lo humano, está siendo el depurado de las intervenciones y desarrollo y potenciación de los denominados tratamientos psicológicos eficaces, de modo que pudieran determinarse, previamente, los beneficios esperables de la puesta en marcha de una técnica terapéutica concreta.

 

 

 

Menú de este tema

Home