La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

PROCESO DE APLICACIÓN DE LA TERAPIA RACIONAL EMOTIVO-CONDUCTUAL

El proceso de aplicación de la terapia racional emotivo-conductual consiste, por tanto, en:

1. Darnos cuenta de que nos estamos sintiendo mal (cualquier tipo de malestar emocional) y anotarlo en un registro tan pronto como podamos: C, estado emocional «consecuente». Tomar nota también de cómo actuamos en ese momento.

2. Describir asimismo con brevedad la situación en que nos encontrábamos en ese momento: A, situación activadora «antecedente»

3. Al hilo del malestar emocional que estamos sintiendo, procurar detectar los pensamientos que estábamos teniendo en ese preciso instante, causantes del malestar emocional y la posible acción alterada: descubrir B, pensamientos o creencias irracionales.

4. Disputa, D: poner en tela de juicio los pensamientos que estuviéramos teniendo y que nos están causando el malestar emocional actual, debatiéndolos, es decir, verificando su veracidad y ajuste a la realidad, a través de diferentes tipos de cuestiones.

 

Existen tres tipos de preguntas que nos podemos formular a la hora de la disputa para debatir los pensamientos que estamos teniendo:

a. Las que intentan evaluar la evidencia lógica, la consistencia y la claridad semántica de lo que estamos pensando (de lo que nos estamos diciendo);

• ¿Dónde está la evidencia de que esto es como yo me lo digo?

• ¿Puedo probar esto que me estoy diciendo?

• ¿Puedo demostrarlo?

• ¿Por qué es eso verdad?

• ¿Es eso una buena prueba?

• ¿Dónde está escrito que eso es así?

 

b. Suponiendo que las cosas sean realmente como yo me las cuento, ¿las consecuencias serían tan terribles?

• ¿Qué ocurriría si...?

• ¿Por qué sería tan terrible?

• ¿Puedo encontrarme bien aun cuando esto sea así?

• ¿Puedo estar tranquilo e incluso sentirme contento aunque las cosas o las personas no sean como yo quiero?

 

c. Preguntas que intentan analizar a qué me conduce pensar de esta forma:

• ¿Me es rentable y me compensa pensar como pienso?

• ¿Qué consecuencias tiene para mí pensar de esta manera?

• Pensando así, ¿mejora la situación ante la que me encuentro, soluciono mis problemas o me siento mejor? Normalmente, las respuestas a las cuestiones previas nos conducirán a constatar errores lógicos en las ideas que mantenemos y tenderemos por tanto a cambiar los pensamientos que estábamos teniendo por otros más realistas, prácticos y saludables emocionalmente.


5. Nuevo estado emocional, E: una vez realizada la fase D (disputa o debate), constatar el nuevo estado emocional alcanzado y valorar si nos sentimos mejor.

 


EJEMPLO DE REGISTRO SOBRE LA SITUACIÓN PREVIA DE HABER SIDO ABANDONADOS POR NUESTRA PAREJA
 

A B C D E
Situación activadora antecedente Pensamientos/creencias Consecuencias emocionales y conductuales consecuentes Disputa/debate Nuevo estado emocional y conductual
Hace un mes que me ha abandonado mi pareja. Es terrible, no puedo vivir sin ella, no lo voy a poder soportar. Tristeza inmensa y
pocas ganas de
vivir. Llanto
intenso y frecuente y evitar salir de casa.


 
Aunque es desagradable y duro que me haya abandonado mi
pareja, yo sé que
puedo superarlo y que voy a salir adelante, como lo hace tanta gente en mi misma situación.

Además tengo claro que este suceso no
es terrible.

Terribles de verdad son otras
cosas en la vida,
como padecer una enfermedad terminal, o que se produzca una guerra o catástrofe natural en la que
me viera involucrado.

Me siento menos desgraciado y soy consciente de una mejoría emocional, que me hace creer que este malestar no va a durar eternamente y que me permite verla luz al final
del túnel.

Ostensible disminución del
llanto.


 

 

 

 

Menú de este tema

Home