La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

La educación de los hijos.

  

· Un hijo ha de ser el fruto consciente y responsable del amor. No del deseo, del capricho o del descuido fortuito.

· No engendréis un hijo si no estáis lo suficientemente unidos y maduros como para poder educarlo con éxito.

· Siempre existe un mejor momento para engendrar un hijo, cuando vuestros cuerpos están sanos, las almas plenas y hay unión espiritual con plena coincidencia de proyectos biográficos. Elegid el momento en que las fuerzas de la naturaleza están en ascenso.

· La educación de vuestro hijo es asunto de los dos.

· No dejéis de pasar tiempo con vuestro hijo, jugando, acariciándolo, estando piel con piel. Los dos.

· Educar no es imponer en, sino extraer de.

· Educar no es llenar una vasija, sino avivar un fuego.

· El mejor educador es Don Amor.

· La educación correcta de vuestro hijo requiere una atmósfera de paz y armonía.

· En el despliegue armonioso de lo que vuestro hijo es, tiene gran importancia una alimentación adecuada. Durante los primeros meses (puede ser hasta más de un año) el mejor alimento para vuestro hijo es la leche materna.

· La leche de la madre será tanto mejor cuanto más intenso sea el amor entre vosotros, cuanto mejor sea la alimentación de la madre y más elevados vuestros pensamientos y sentimientos hacia él, hacia vuestro hijo.

· Vuestro hijo no es vuestro hijo. Es hijo de la Vida Una que viene a través vuestro. Cuidado con el amor posesivo. Le perjudicáis mucho a él y os perjudicáis a vosotros.

· Vigilad atentamente las influencias que pueden ejercer los demás integrantes de la familia en la educación de vuestro hijo. No le dejéis mucho tiempo en manos de abuelos o de otros familiares. El amor de los padres es básico.

· Hasta los tres años y más, vuestro hijo no aprende por lo que le decís. Aprende por ósmosis. No le educáis por los comentarios y regañinas, sino por lo que sois.

· Vuestro ejemplo, y no otra cosa, forma la conciencia moral de vuestro hijo para el día de mañana.

· Las crisis de algunos muchachos son crisis de "ausencia de padre" o de madre. Meditad sobre esto.

· No es un buen educador quien no es capaz de autoeducarse.

· Para vosotros padres, que estáis educando a vuestro hijo: Hablar es don de muchos. Saber callar es virtud de pocos. Saber escuchar es arte de poquísimos.

· Padres: vuestra vida es una lucha entre lo real y lo ideal. Lo que más necesitáis es la virtud de la paciencia.

· En la etapa de lactancia y de "jardín de infancia", el niño está abierto a toda clase de impresiones. Lo más importante que debéis aportar en esta etapa es la sensación de seguridad, de confianza, de protección. Él debe tener la sensación (real) de que se le ha recibido bien en este mundo.

· En la fase siguiente al estirón y la dentición el niño vive dentro de sí. Se expresa sobre todo la fuerza de su fantasía. Allí construye su propio mundo. Esta fantasía es la base sobre la que después se podrá desarrollar su creatividad. En esta fase no deben faltar lecturas de libros adecuados.

· Una educación orientada únicamente en lo intelectual mata la fantasía y tortura a los hombres, que más tarde se encuentran aislados y experimentan que son incapaces de contactos auténticos.

· En esta fase, la instrucción artística, el juego creativo no competitivo, y las narraciones de los padres operan sobre las capacidades psíquicas y son poso alimenticio para la originalidad y la espontaneidad.

· En esta segunda fase el niño debe experimentar que el mundo abunda en gozo y belleza.

· Durante la pubertad el muchacho-a desarrolla un sentimiento de que nadie le comprende. Existe una tendencia a admirar a algunos de los mayores de su entorno. Debe existir un mayor a quien admirar. Si sois vosotros, mejor.

· En la fase de la adolescencia el joven tiene como quehacer el encontrar su puesto (siquiera sea transitorio) en el mundo.

· En la adolescencia aparece la búsqueda de una idea del mundo. Interés por lo religioso, y un empeño por lo político, que en esta edad tiene todavía carácter religioso. Es el momento de la elección de estudios.

· Lo verdadero, lo bueno y lo bello, son básicos en el ser del hombre. Deben ser desarrollados en la adolescencia y juventud para que luego crezcan como sabiduría y creatividad.

· En la adolescencia la evolución depende de la plenitud interna, más que del bienestar externo.

· La educación sexual no debe separarse de la educación para amar.

· En la adolescencia el joven no se echa a andar sólo para llegar, sino también para vivir mientras camina.

· El niño toma conciencia del Yo hacia los tres años. El niño vive el Yo iniciándose el proceso de la escolarización elemental y brota del todo en la pre-pubertad. La realización del Yo debe ser lo más importante en la adolescencia.

· Vuestro hijo, no pasará con éxito la difícil fase de la adolescencia si no le habéis educado en el binomio libertad-responsabilidad.

· Padres: debéis ser los mejores amigos de vuestros hijos.

· Sacad tiempo para poder hacer tertulias en las que dialogar con vuestros hijos. Compartirlo todo. Esto debe realizarse progresivamente desde la tierna infancia. Si pretendemos realizar las charlas ya en plena adolescencia, posiblemente nos será muy dificultoso.

· Lo central en el hombre es el sentimiento. Para desplegar una emotividad sana es necesario el arte. ¿Cuánto tiempo emplean vuestros hijos en actividades artísticas? ¿Y en actividades espirituales?

· El contacto frecuente con la naturaleza desarrollará en vuestro hijo una forma de pensar y de sentir más en armonía con la Leyes Divinas.

· La gimnasia, el deporte, ayudan mucho a desarrollar una voluntad firme. Serán buenos si no son competitivos.

· Ayudad a vuestros hijos para que desarrollen un pensamiento vivo. No un pensamiento intelectual muerto. Enseñadle a descubrir aquello espiritual que siempre late tras lo material. Enseñadle a conocer el mundo de las causas: el mundo espiritual. No os conforméis con que conozca el mundo de los efectos: el mundo de la materia.

· El castigo debe ser sobre todo la ausencia de premio.

· Vuestros hijos deben responsabilizarse para ayudaros en alguna de las tareas concretas del hogar. Y hacer rotación de tareas.

· Ridiculizar a un hijo es sembrar las primeras semillas de un sentimiento de inferioridad. No dejéis de alabar sus acciones positivas y de comprender las negativas.

· La educación ha de ser más hija de la estima, la confianza y el amor que de la autoridad y el respeto.

· Si posees una mente rígida, mal podrás educar a tu hijo. La educación es un continuo ejercicio de tacto y flexibilidad con cada hijo.

· En educación se ha de dar una tonelada de espiritualidad, por cada gramo de libertad.

· En educación, toda la libertad que sea posible, y toda la vigilancia que sea necesaria.

· Lo importante no es preocuparse, sino ocuparse de los hijos.

 

 

Menú de este tema

Home