La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

INTEGRIDAD Y HONESTIDAD

 
IntegridadAquel que quiera ser un instrumento para servir al mundo necesita saber cómo trabajar con integridad. La integridad eleva el carácter e induce poder interno. Revela una actitud pura. Aquellos que tienen integridad mantienen una gran humildad, incluso cuando estén en una posición elevada y gocen de mucho respeto. No alteran su carácter ni sus virtudes según quién esté con ellos. Tienen respeto hacia sí mismos. La integridad practicada y desarrollada durante un largo período de tiempo hace a un alma poderosa. El intelecto está despejado y no mezcla la verdad con la falsedad. Una persona con integridad es capaz de revelar la verdad mediante palabras pronunciadas con sabiduría. Tal persona nunca siente la necesidad de demostrar la verdad. La recompensa por tal sinceridad es una conciencia limpia, de modo que una persona con integridad considera las consecuencias de cada acción y nunca se deja arrastrar irreflexivamente hacia nada. Comportarse de otra forma es engañar a la gente.

El primer aspecto de la honestidad es honestidad con uno mismo. Si soy honesto conmigo mismo, no se darán situaciones en las que no sea honesto con los demás. La honestidad es tener una conciencia clara ante mí mismo y los demás. Honestidad es reconocer qué es lo correcto y apropiado en términos de mi propio papel, comportamiento y relaciones. Con honestidad no hay hipocresía ni artificialidad, que crean confusión y desconfianza en las mentes de los demás. La honestidad nos ayuda a construir una vida íntegra, porque nuestro ser interno y nuestra personalidad externa son reflejo uno de la otra. Honestidad es decir lo que se piensa y hacer lo que se dice. No hay contradicciones ni discrepancias entre pensamientos, palabras y acciones. Tal integración provee claridad y un ejemplo para los demás. Tener una forma internamente y otra en el exterior crea barreras y causa daño, ya que nos será muy difícil poder acercarnos a los demás, y tampoco los demás querrán acercarse a nosotros. Algunos piensan: "Soy honesto, pero nadie me comprende". Eso no es honestidad. La honestidad es algo tan diáfano como un diamante sin taras cuyo brillo no puede permanecer escondido. La dignidad y el valor son visibles en las propias acciones que realiza la persona honesta.

 

Honestidad 

 

 

Menú de este tema

Home